La contaminación hídrica o contaminación del agua es una modificación, generalmente provocada por el ser humano, que la vuelve, el agua, impropia o peligrosa para el consumo humano, la industria, la agricultura, la pesca y las actividades recreativas, así como para los animales

La contaminación hídrica

Aunque la contaminación de las aguas puede provenir de fuentes naturales, como la ceniza de un volcán, la mayor parte de la contaminación actual proviene de actividades humanas. El desarrollo y la industrialización suponen un mayor uso de agua, una gran generación de residuos, muchos de los cuales van a parar al agua y el uso de medios de transporte fluvial y marítimo que en muchas ocasiones, son causa de contaminación de las aguas. Las aguas superficiales son en general más vulnerables a la contaminación de origen antrópico que las aguas subterráneas, por su exposición directa a la actividad humana. Por otra parte, una fuente superficial puede restaurarse más rápidamente que una fuente subterránea a través de ciclos de escorrentía estacionales. Los efectos sobre la calidad serán distintos para lagos y embalses que para ríos, y diferentes para acuíferos de roca o arena y grava de arena de patos. La presencia de contaminación genera lo que se denominan “ecosistemas forzados”, es decir ecosistemas alterados por agentes externos, desviados de la situación de equilibrio previa obligados a modificar su funcionamiento para minimizar la tensión a la que se ven sometidos.

Daños a la salud

Es sabido que la contaminación hídrica es una de las principales fuentes de enfermedad gastrointestinales en niños menores de un año; padecimientos causados por bacterias, virus y protozoarios patógenos que se dispersan a través de la ruta fecal-oral y que potencialmente pueden ser transmitidos por el agua de consumo, utilizada para diversas actividades en el hogar (higiene personal, y recreación). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80 % de las enfermedades infecciosas y parasitarias gastrointestinales y una tercera parte de las defunciones causadas por éstas, se deben al uso y consumo de agua contaminada; este organismo internacional también reconoce que solo un 41 % de la población mundial consume agua tratada y desinfectada como para ser considerada “segura”.13

También existen las llamadas “enfermedades químicas”, asociadas principalmente con la ingestión de sustancias tóxicas naturales o artificiales en concentraciones dañinas, caracterizadas por su localización específica: hidroarsenisismo y fluorosis.

Alternativas para la prevención y control

– Desarrollo y adaptación de metodologías de análisis para la determinación de microorganismos patógenos que no pueden ser aislados mediante métodos convencionales.
– Seguimiento de calidad bacteriológica de fuentes de abastecimiento y aguas de suministro en comunidades rurales o marginales.
– Uso de energía solar para la desinfección del agua en pequeñas comunidades.
– Diseño y evaluación de un sistema de tratamiento basado en alúmina activada para abatir la exposición a arsénico en colonias de escasos recursos económicos.
– Tratamiento adecuado de las descargas de aguas residuales, apoyándose en sistemas de vigilancia de la calidad físico, química y microbiológica, que proporcionan información para prevenir problemas ambientales.

Fuente: Wikipedia

Showroom

Juncal 942 - Cap. Fed.
(1062) – Buenos Aires

Comunicate

(011) 4328-3175
(011) 4326-1956

Whatsapp

54 9 11 3328 8563

Escribinos

info@hidroquil.com.ar
mayoristas@hidroquil.com.ar

Hidroquil es una compañía argentina que importa, garantiza y distribuye equipos para tratamiento del agua. Brinda soluciones a las diversas dificultades generadas por los problemas en la calidad de la misma.
Contamos con asesoría técnica y stock permanente de toda la gama de productos ofrecidos.

Copyright © 2019 Hidroquil SRL

WhatsApp chat